Por-que-pican-mosquitos

¿Por qué me pican siempre los mosquitos? (¡Y solo a mi!): 7 razones

Verano: para muchos la mejor época del año. Llegan las vacaciones, vestimos más relajados y pasamos el tiempo en agradables terracitas arreglando el mundo. ¡Y esas noches! Esas noches con la ventanita abierta, una suave brisa y una fina sábana que nos hace dormir como bebés hasta que…

…Bzzzzz ¡Plas! ¡Ouch! (en este orden.) El primero de ellos es como el anuncio oficial de la llegada de la estación e incluso hay gente, mi madre, que parece hasta alegrarse -¡Verano, me ha picado un mosquito!- A mi no me gusta tanto.¿¡Porqué se ceban conmigo!?.

Fue precisamente anteayer y tomando una cerveza con unas parejas, cuando noté el primer picotazo y salió el tema a la mesa. Había quien mantenía el carácter de leyenda urbana de unos somos más propensos. Para otros, la afirmación es un hecho indiscutible. Rascándome la picadura, apuré la cerveza, me despedí y me puse a investigar. Pronto descubriría gracias a varios artículos de Treehugger y del Instituto Smithsonian que efectivamente existen razones científicas por las que podemos convertirnos en un verdadero festín para esos pequeños vampiros. Veamos cuales:

1. ¿Te camuflas bien?

Atacantes expertos, los mosquitos confían en su vista para localizar a sus inocentes víctimas y aunque les encanta el rojo, tienen una especial predilección por los colores oscuros. Si ves la vida de color gótico, lo siento mucho.

2. ¡Quiero donantes universales!

Los mosquitos hembra dependen de las proteínas de tu sangre para producir huevos, unos tipos de hemoglobina son mejores para ello y por si fuera poco, el 85 por ciento de las personas segrega sustancias que les indican claramente cuál es el suyo. Por este orden, adoran la sangre de tipo O, aceptan de buen grado el tipo B y si no hay otra cosa, buscarán un A. Siento decirte que si eres donante universal lo eres también para ellos. Bzzzz…

3. Tus gases.

¡No estoy hablando de ESOS gases! Nuestros archienemigos estivales son capaces de percibir el dióxido de carbono desde 50 metros y lamento decirte que cuanto más grande seas, más exhalarás. Otra razón inmediata para ponerme a dieta.


4. Calor y sudor. Todo listo para para el festín sangriento.

Cuando sudamos emitimos amoníaco, ácido úrico y ácido láctico, sustancias que les encantan. Además adoran el calor, así que te convertirás en una gran diana si eres de los que lo pasa mal en verano. Consejo: más duchas, menos mosquitos.

5. Las bacterias de tu piel.

Otro estudio del Smithsonian demostró que las personas más atractivas para los mosquitos presentan una cantidad mayor de un determinado tipo de bacterias en su piel. Ello explicaría el hecho de que algunos parezcan sentir predilección por los tobillos y los pies, lugares donde estas se concentran. De nuevo…¡la ducha es la solución!

6. ¿Demasiados mosquitos? !tal vez sean buenas noticias!.

El incremento en la emisión de dióxido de carbono, hasta en un 21%, en las embarazadas y el ligero incremento de su temperatura abdominal, hacen que les lleguen a picar hasta dos veces más. Si este verano te rascas mucho, empieza a pensar nombres chulos.


7. ¿Cerveza? ¡Noooooooo!

El incremento de ethanol en el sudor parece ser la causa de la especial predilección de los mosquitos por los cerveceros como yo. Aunque los científicos todavía no saben exactamente cómo se produce, la correlación parece estar clara: a más cerveza, más picaduras.

Si acabas de darte cuenta de que eres una especie de Bloody Mary andante para estos bichos, consuélate pensando que formamos parte del 20% de la población que sufre el mismo problema. ¿La parte positiva? en el Súper de la esquina venden repelente. ¿La negativa?…algunos se hacen inmunes con el tiempo. Espero que septiembre llegue pronto, porque yo mis aficiones no me las quito…