5 sencillos gestos diarios que te ayudarán a estar en forma

5 sencillos gestos diarios que te ayudarán a estar en forma

La falta de tiempo en la rutina diaria hace que vayamos adoptando hábitos poco saludables en nuestro día a día. Sin embargo, siempre hay cosas que podemos hacer para mantenernos bien físicamente; pequeños gestos diarios que, casi sin darnos cuenta, ayudarán a que llevemos una vida más saludable.

No hay milagros para ponerse en forma. Practicar ejercicio físico y llevar una dieta equilibrada son fundamentales para estar sanos. Solo hay que ser conscientes de ello e incorporarlo a la rutina. No obstante, a veces cuesta ser constante y metódico, pero siempre hay algo que podemos hacer sin casi esfuerzo.

Si logramos incorporar estos sencillos gestos diarios, nuestro cuerpo lo agradecerá. Y además nos encaminaremos hacia un estilo de vida más saludable sin casi darnos cuenta.

1-      Evita el ascensor

Si vives en un piso o trabajas en un edificio de oficinas, la próxima vez que vayas a coger el ascensor piénsatelo 2 veces. Habituándote a subir las escaleras a diario no sólo quemarás calorías, sino que lo agradecerá tu forma física.

Si la excusa es que vives o trabajas en una décima planta, también puedes coger el ascensor hasta un piso determinado y el resto ¡subir a pie!

Habitos para estar en forma. Subir escaleras.
Si puedes, sube por las escaleras

2-      Si la distancia es corta, ¡acostúmbrate a ir andando!

A veces nos acostumbramos demasiado a ir en transporte hasta la misma puerta de donde vamos. Si la distancia que vas a recorrer es corta, por ejemplo, de 1 a 2 km, plantéate ir dando un agradable paseo. Caminar de 20 o 30 minutos diarios será muy beneficioso para tu salud.

3-      En las comidas, bebe agua

A todos/as cuando quedamos a comer con nuestros amigos/as nos gusta pedirnos un refresco, cerveza o vino para acompañar. El problema viene cuando este hábito lo hacemos a diario, ya que el alcohol y el azúcar de los refrescos es perjudicial para la salud. Así pues, te recomendamos ir eliminándolos en tu día a día.  Puedes empezar acompañando tu hora de la comida con agua en tu rutina diaria.

4-      ¿Puedes ir al trabajo en bicicleta?

No todo el mundo tiene esta opción, pero puede que algunas personas sí. Si vives relativamente cerca del trabajo, o de tu centro de estudios, y además tu ciudad dispone de carril bici, puedes ahorrarte el transporte público e ir al trabajo en bicicleta. Una forma agradable de aprovechar el desplazamiento al trabajo para ejercitarse un poco y casi sin darnos cuenta.

5-      Ingiere menos azúcar

Los azúcares añadidos hacen que de manera habitual ingiramos más cantidad de la recomendada, con los consecuentes problemas de salud que puede acarrear. Aprender a ser conscientes de ello es parte de la solución. Acostúmbrate a mirar las etiquetas, priorizar productos sin azúcar añadido y a endulzar las comidas o bebidas con alimentos naturales (ejemplo: la canela, vainilla, cítricos, algunas frutas…).

Como veis, a veces solo con un poco de fuerza de voluntad podemos llevar a cabo hábitos saludables de forma sencilla que tendrán beneficios para tu salud. ¡No esperes más e incorpóralos a tu rutina diaria!